Microplásticos y mercurio en nuestros pescados: estudios demuestran que estamos acabando con nuestro mediterráneo y poniendo nuestra salud en peligro – Recetax - Recetas de Cocina Española y del mundo
Recetax – Recetas de Cocina Española y del mundo

Microplásticos y mercurio en nuestros pescados: estudios demuestran que estamos acabando con nuestro mediterráneo y poniendo nuestra salud en peligro

Estoy preocupada. Vivir rodeada por el Mediterráneo significaba hasta hace poco, que las especies autóctonas de peces que podíamos encontrar en el mercado eran garantía de seguridad, pero ahora resulta que estudios demuestras que hay microplástico y mercurio en nuestros pescados. Total, que para nuestra salud, tanto da consumir variedades grandes traídas del otro lado del mundo como pequeñas conseguidas a escasos kilómetros.

El pescado es una de las bases de la dieta mediterránea, junto a las frutas, verduras, aceite de oliva o carne, pero esta forma de alimentación ya no resulta tan segura como es de preveer. Llegará un momento, no tan lejano, en el que no sabremos qué podemos consumir sin poner en peligro nuestra salud ¿No os parece una perspectiva aterradora?

Todo lo anterior viene al hilo de sendos estudios dados a conocer por el Instituto Español de Oceanografía (IEO), un organismo público dedicado a la investigación en ciencias del mar, especialmente en lo relacionado con el conocimiento científico de los océanos, la sostenibilidad de los recursos pesqueros y el medio ambiente marino.

El primero de estos estudios, realizado por investigadores de los centros oceanográficos de Murcia y Vigo del IEO, ha sido publicado en la revista Environmental Pollution. Ambos se hacen eco del mismo problema: la ingestión de microplásticos de los peces de las costas españolas.

Salmonete, merluza, pintarroja o boga (Boops boops), un pez semipelágico común en las Islas Baleares y el Mediterráneo, son las especies que han sido analizadas debido a su alto interés comercial, y los resultados son devastadores, pues se han encontrado presencia de microplásticos en todas ellas.

Según Juan Bellas, autor de uno de los estudios: "No existen evidencias de efectos negativos en la salud humana, pero sería conveniente estudiarlo". Aunque no es muy difícil imaginar, y no soy científica, que precisamente propiedades beneficiosas no deben tener estos elementos una vez que han pasado a nuestro cuerpo por haber ingerido pescado contaminado ¿No os parece?