Receta de Pizza casera en 30 Minuten – Recetax - Rezepte der spanischen Küche und der Welt
Recetax – Rezepte der spanischen Küche und der Welt

Receta de Pizza casera en 30 Minuten


Todos adoramos el sabor y la textura de una buena pizza, sobretodo si tiene el agregado de ser de preparación casera y mucho más si está lista en pocos minutos, para poder disfrutar de un rico platillo sin demasiado trabajo. Esto mismo es lo que aprenderemos a preparar en esta oportunidad.

Zutaten

300 grs. de harina de fuerza
4 cucharadas de levadura en polvo
1 Prise Salz
150 grs. de queso batido desnatado
100 ml. Milch
100 ml. Sonnenblumenöl
1 taza de salsa de tomate
100 grs. de queso mozzarella
100 grs. de aceitunas verdes
1 cucharada de orégano

Vorbereitung

Para empezar lo que tenemos que hacer es preparar la masa, para esto elegimos un cuenco amplio y colocamos el queso batido descremado junto con la leche, la pizca de sal y el aceite de girasol, de forma insistente hasta conseguir integrar los elementos con la ayuda de una cuchara de madera, luego incorporamos en forma de lluvia la harina junto con la levadura, todo tamizado, mezclando hasta conseguir una pasta que llevaremos a la mesada para amasar un buen rato hasta que tengamos una masa de estilo flexible, brillante y lisa, sin textura pegajosa, agregando para esto la harina que necesitemos.

Cuando hayamos conseguido una buena consistencia en nuestra masa debemos dejar de amasarla y ponerla a descansar en forma de bollo tapando con un paño por unos 10 Minuten über. Pasado este tiempo podemos estirar la masa con la ayuda de un rodillo hasta formar un disco o rectángulo (según las fuentes para horno que usemos), nos alcanzará para preparar 2 pizzas grandes. Aceitamos las fuentes, colocamos la masa y pinchamos la superficie con un tenedor y pincelamos con un poco de salsa de tomate. Llevamos a cocinar a horno precalentado a 200°C con calor arriba y abajo, metemos la pizza y bajamos a 180°C, cocinamos por 15 minutos hasta que esté casi lista, retiramos y le colocamos lo que nos guste más, como por ejemplo unos trozos de queso mozzarella y unas aceitunas, metemos nuevamente a cocinar hasta que haga piso y se derrita el queso, luego retiramos, espolvoreamos con un poco de orégano y servimos bien caliente.