Salsa agridulce

La salsa agridulce es una delicia de contraste de sabores que aporta a cualquier plato un sabroso toque exótico. La salsa está basada en una combinación de azúcar y vinagre de vino y es típica de la comida china. Pero tal ha sido su aceptación en todo el mundo que la podemos encontrar como ingrediente protagonista de la gastronomía de muchos países occidentales.

agridulce

Acompaña, principalmente, a los platos de carne que, por supuesto, no lleven ningún otra salsa, pero también enriquece los preparados empanados o rebozados, pescados y platos de verduras hervidas. A veces se lo sirve con tempura o junto a otras frituras. En general es el acompañamiento ideal para rollos primavera y destaca el sabor original del pollo y del cerdo, dándoles un toque más exótico.

De la historia de la salsa agridulce poco y nada sabemos. El registro más antiguo que se tiene es de la época romana cuando una salsa de base similar se servía comúnmente entre los miembros de la alta sociedad. Durante la Edad Media los rastros de esta salsa se pierden y poco se sabe de su uso, o siquiera conocimiento. ya en la época moderna la salsa tiene una presencia fuerte en muchas regiones de occidente, aunque más que nada como un acompañamiento exótico, un toque de tierras lejanas en nuestros platos. En el siglo XX, especialmente a fines, la salsa agridulce se populariza, incorporándose fácilmente en cocinas locales.

La receta que hoy os compartimos es verdaderamente fácil y puedes conservarla por 5 días en el refrigerador. Es un excelente acompañamiento de aperitivos. Ten en cuenta de que una vez en la comida no hay que cocinarlo de nuevo. No os recomendamos servirla con carne de vaca, aunque ¡cada uno sus gustos!

salsa agridulce

- Ingredientes (para preparar un dip, si quieres hacer más simplemente debes duplicar las cantidades):

6 cucharadas de azúcar.

2 cucharadas de salsa de soja.

3 cucharadas de ketchup.

3 cucharadas de vinagre.

2 cucharadas de vino blanco.

1 vaso de caldo de carne.

1 cucharada de maicena.

1 chalota pequeña.

Sal a gusto.

- Dificultad: Fácil.

- Preparación:

1.- En un caldero pequeño poner a caramelizar el azúcar, cubierto con el vinagre y el vino. Añade además la chalota finamente picada. Deja a fuego medio hasta notar una considerable reducción del líquido y remueve para que no se vaya a pegar.

2.- Reservar un poco de caldo aparte para disolver la maicena.

3.- Añadir la salsa de soja, el ketchup, el caldo y la maicena bien disuelta en el caldo. Mezcla bien y sazona a gusto.

4.- Remover y llevarlo al hervor.

5.- Poner en una salsera y servir una vez tibio o, mejor aún (al menos eso pienso yo), ya frío.

Otras recetas de salsas que pueden interesarte si esta te ha gustado:

Si aún te quedan dudas, mira este video, ¡y manos a la obra!

Salsa agridulce

Otras salsas que puede que encuentres deliciosas:

Salsa de vodka
Salsa romesco
Salsa pesto
Salsa roquefort
Salsa de atún
Salsa de cassis
Salsa de menta

Imágenes:

Alcorta vino en flickr
morrissey en flickr